martes, 10 de julio de 2012

Presentacion en Sociedad

video


lunes, 9 de julio de 2012

Por Roberto Catania



En muchos medios se escucha la afirmación de que el ser humano usa solamente un diez por ciento de la capacidad de su cerebro y que, supuestamente, si se llegara a utilizar el cien por ciento se tendrían poderes asombrosos.
Este dato es en realidad un mito que puede haberse originado en un error de interpretación. Los especialistas en neurobiología tienden a coincidir en que el ser humano sí usa la mayor parte de su cerebro. Se cree que el mito alrededor de este dato se originó con una cita errónea atribuida a Albert Einstein o a una mala interpretación de las investigaciones del fisiólogo francés Pierre Flourens, del siglo XIX.
Flourens trabajó en la forma en la que la información era organizada en el cerebro, uno de los primeros en esta área de estudio. Tratando de encontrar evidencia de la localización de la memoria en ratas de laboratorio, descubrió que el cerebro de estos roedores podía recuperarse de daños menores, pues otras partes del órgano asumían las tareas de las partes dañadas.
Probablemente se llegó a la conclusión de que muchas partes del cerebro no eran utilizadas, puesto que podía recibir daño sin grandes consecuencias. Sin embargo, también es cierto que pequeños daños en áreas específicas del cerebro humano pueden tener serios efectos en el comportamiento o en las habilidades. Lo que Flourens descubrió más correctamente es que algunas partes del cerebro pueden aprender a efectuar las tareas de áreas dañadas.
Recientes estudios han mostrado que niños que sufren de hidrocefalia (agua en el cerebro) pueden llegar a tener una vida normal. Al ser estudiadas personas se descubrió que, aunque la mayor parte de su cerebro estuviera dañado, las partes sanas asumían los procesos necesarios para la actividad diaria del individuo.
Hay evidencia de que si no se practican actividades mentales y capacidades, tiende a atrofiarse igual que un músculo. También es cierto que por medio de la práctica se pueden desarrollar muchas habilidades mentales, pues es un órgano que se puede desarrollar por medio del ejercicio. Aparentemente es posible desarrollar más algunas habilidades dependiendo de la edad.
Sin embargo eso no significa que la persona promedio use sólo una décima parte de su cerebro, y tampoco que pueda llegarse a tener, como muchos afirman, capacidades telepáticas o telequinéticas, que por otra parte no se ha podido demostrar que existan.


Pensalo....
Traten de nombrar el COLOR, no la palabra escrita, lo mas ràpido posible.



Ahora,una vez que lo hicimos,pensemos cuantas veces la realidad es solo lo que vemos....,unos segundos despues lo vemos diferente,entonces,tomemosnos unos segundos cada vez que opinamos,desidimos,aclaramos o simplemente damos una opinion.Una segunda revision de la vida hace a la vida mas simple....   Pensalo.



domingo, 8 de julio de 2012


Cambia y disfruta el camino
Por Roberto Catania

En las últimas dos décadas ha habido un creciente interés en el estudio e integración de prácticas contemplativas  en Occidente. El abordaje tradicional de la medicina y la psicología de occidente se integra con prácticas contemplativas, desarrollando así nuevos modelos de intervención basados en la “conciencia de uno mismo” Estos modelos abordan de manera más integrada y humanizada los diferentes aspectos asociados a la salud, la enfermedad, el dolor, el sufrimiento y el cuidado de las personas.

Dentro de las intervenciones que se han desarrollado en el contexto de la Medicina Mente-Cuerpo   una de los modelos más aplicados e investigados en los últimos 20 años es el de “mente conciente”
Este modelo invita a la persona a  conocer a través de la propia experiencia directa, en qué consiste  la práctica de “la mente conciente”para poder así integrarla en el cuidado de su salud y calidad de vida.
Las investigaciones demuestran que este enfoque es efectivo en la reducción del estrés, el alivio del malestar psicológico, la reducción de los niveles de depresión y ansiedad, y en la mejora en el estado de ánimo y el bienestar general.

El Modelo “mente conciente” es un modelo con un enfoque psico-educativo, sistemático y bien definido, centrado en la persona, en el que cada participante toma un rol activo en el cuidado y/o curacion de si mismo .
El sistema de “mente conciente” invita a la persona a tomar conciencia de la manera en que se relacionan con su experiencia en el momento presente. Se invita a explorar  la conexión mente-cuerpo así como también  el rol de los  pensamientos, emociones,  reacciones  y patrones de conducta  en la salud y calidad de vida.

Estos son algunos de los  resultados que reportan las personas que emplean el sistema de “mente conciente” o “concienvia plena”:
Desarrollo de habilidades para manejar de manera más efectiva situaciones de estrés y ansiedad a corto y largo plazo.
Una mayor habilidad para relajarse.
 Una disminución sostenida de síntomas físicos y psicológicos  y una mayor habilidad para mantener el equilibrio bajo situaciones de estrés.
Una disminución en los niveles de dolor y una mayor habilidad para afrontar síntomas de dolor crónico o irreversible.
Un mayor nivel de entusiasmo y energía.
Mejoría en la respuesta inmunológica.
Mayor activación cerebral en el área pre frontal izquierda; asociada a una respuesta más adaptativa frente al estrés.

¿Qué es el sistema de “conciencia plena?




Jon Kabat-Zinn  define “conciencia plena o Atención Plena como:

“Prestar atención  deliberadamente, al momento presente con aceptación”.

Lo que aparenta ser extremadamente sencillo reviste paradójicamente una gran dificultad. La misma genera un desafío que consiste en la práctica de la atención plena con curiosidad acerca de uno mismo.

 La mente suele perderse en hechos pasados o futuros, razona, calcula, especula, juzga….
Rara vez estamos en el momento  presente, abiertos y receptivos a lo qué este nos pueda traer. Solemos apegarnos a ciertos aspectos de nuestra experiencia y a rechazar otros, cerrándonos a la experiencia más inmediata y generando un patrón de desatención casi permanente.                          

Desde esta comprensión, la práctica de la “conciencia plena” no intenta ir a ningún sitio, ni sentir algo especial.
 No propone  retirarse a una montaña para aislarse en soledad, ni exige pertenecer a una secta  o religión. Ni siquiera busca alcanzar algún estado excepcional.

 “observar expresamente cuerpo y mente permitiendo  que nuestras experiencias se vayan desplegando de momento en momento y de aceptarlas como son”.                                              

Así, la práctica disciplinada de  “conciencia plena” cultiva la capacidad de darse cuenta de lo que sucede mientras sucede,  invitando  a entrenar la mente para mantenerla en calma y tornarla progresivamente más atenta y concentrada para poder así desarrollar un cambio en la relación con la propia experiencia momento a momento.
Hasta mañana,prestense atención…….

viernes, 6 de julio de 2012

Vos y el estres


Reducción y Manejo del Estrés
Basado en el Programa del Dr. Jon Kabat-Zinn del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts

El Programa de Reducción de Estrés basado en la Atencion Plena, enseña la habilidad de cultivar niveles de atención y compasión más profundos, nos invita a  responsabilizarnos más por el cuidado de nuestra salud  y bienestar, y contribuir a la reducción del estrés físico y mental asociado a estados de desequilibrio, sufrimiento y enfermedad.


 La Base del Programa

El Programa MBSR es un programa que consiste en un entrenamiento intensivo en Atencion Plena
La Atencio Plena puede describirse como la capacidad de estar plenamente presente en el aquí y ahora, incluyendo todo aquello que forma parte del momento presente. Esto puede parecer obvio y simple, no obstante para muchos, el prestar atención a la constante actividad de la mente por unos minutos puede brindar una información sorprendente. Si bien asumimos que tenemos control conciente de nuestra mente, la mayoría del tiempo esta va y viene incesantemente entre el pasado y el futuro, rechazando o apegándose a lo que en ese momento le toca vivir. De esta manera es poco el tiempo que la mente esta presente en el aquí y el ahora.

"Queremos enseñar que la meditación no es dejar la mente en blanco, sino aprender a ver  y a vivir con las cosas tal como son". Jon Kabat-Zinn


Estar en el presente y el despertar de nuestras capacidades innatas

Para des-cubrir nuevamente capacidad de reducir y manejar el estrés, necesitamos poner en marcha nuestras capacidades innatas y utilizarlas en situaciones que superan nuestros recursos. Para esto se requiere que estemos presentes. Sólo cuando estamos en el presente podemos optimizar nuestra capacidad de:

Recuperar el balance mente-cuerpo, que permite parar, detenerse, observar y, desde allí dar una respuesta adecuada frente a los estímulos.
Modificar y generar estados de relajación y reducción de estrés.
Encontrar espacios de quietud, autorregulación y autocuidado.
Responder y en vez de reaccionar ante la amplia variedad de demandas.
Estar presentes, de estar enteramente atentos en el aquí y ahora, enriqueciendo las relaciones, conexiones, escucha y aprendizaje a través de nuestra propia experiencia.
Observar los hábitos de la mente como generadores del estrés/sufrimiento.
Trabajar sobre los condicionamientos y modos de pensamiento rígidos a través de una atención no reactiva.
Reconocer claramente el estrés/los estresores.
Ser concientes de la interacción mente-cuerpo y su influencia en los procesos de salud/enfermedad.
Reconocer los estilos de comunicación que obstaculizan o abren nuevas vías de dialogo.
Desarrollar  la empatía.
Mejorar la forma en que manejamos las emociones ante situaciones complejas





jueves, 5 de julio de 2012

Usa tu mente para ser Feliz.Trata con Conciencia Plena


Hace unas horas regrese a casa. El camino es largo pero, prefiero vivir en las afueras de la ciudad, allí aun se respira un poco de paz.
Mientras avanzaba lentamente, veía a través de las ventanillas a los demás conductores. No discutía afanosamente a través del celular, otra no paraba de gesticular y uno, hablaba solo, claramente enojado con “nadie”. Ninguno estaba haciendo lo que tenia que hacer: manejar.
Vivimos en un momento histórico donde la paz y el relax se han transformado en un lujo al que muy pocos pueden acceder. En realidad, siempre fue asi.En la antigüedad, no eran los impuestos o los hijos adolescentes los que nos quitaban el sueño, más bien eran las guerras, los reyes y las pestes pero, el estrés existió siempre. Una cosecha adversa, una inundación o la peste negra. Los enemigos han cambiado de ropa pero siguen entre nosotros como diciéndonos “somos perpetuos”, tú generación y las que te sigan sabrán de nuestro poder.
¿Podemos hacer algo para contrarrestar ese ejército de molestos intrusos psíquicos que no nos dejan en paz? Si te responderé yo, podemos.
En este momento, estoy escuchando a Idil Biret ,interpretando a Chopin maravillosamente, puedo sentir cada golpe de sus dedos en el piano, como presiona las diferentes teclas para que, con mas o menos tencion,el martillo suavice o engrose una nota y, sin embargo te escribo.
Nuestra mente puede manejar con facilidad varios estímulos, en tanto la atención se dedique exclusivamente a una actividad .Porque?, porque si no entra en conflicto y divide la atención en varios frentes .Eso es lo que deberíamos evitar: La dispersión.
En mis clases de “conciencia plena” enseño a mis amigos a pensar “ENFOCADAMENTE”.Como dice una máxima del Zen: Cuando te duermas, duerme y, cuando comas come. Parece un infantil juego de palabras pero no lo es .Si tal vez es infantil. Es lo que hacíamos de niños, ¿te acordas?, cuando dibujábamos, cuando alineábamos soldaditos, cuando  veíamos al corre caminos, cuando vestías a las muñecas: hacías eso, nada te obligaba a dispersar tu atención en otra cosa. Lo disfrutabas. “Eras lo que hacías”.
Porque él pudo?
Sencillamente por que no se dispersaba. Podía enfocarse en su hermosa teoría sin permitir que entrara intrusos telepáticos a su mente. “Era lo que pensaba”. Y no le fue fácil.Recorda de donde venia; la guerra, la persecución por ser judío y la amenaza Nazi. Puso en funcionamiento los sistemas que el, y VOS comparten.

 La abstracción y la voluntad de enfocarse.Ainstein decía que, “Es un síntoma de estupidez intentar solucionar todos los problemas con la misma formula”, es totalmente cierto, pero para tener diferentes formulas debes enfocarte en cada problema, uno a la vez, “ser tu problema”, uno a uno.
En mis cursos de “mente consiente” trabajamos para eso, para que entiendas que nada te diferencia de un genio. Todos tenemos las mismas herramientas, debemos ordenarlas y acomodarlas para echar mano de ellas cuando es necesario.
Pensalo.Cuando tengas tiempo y puedas dedicarte solo a eso.Pensar.
                                                                                                       Roberto Oscar Catania

lunes, 2 de julio de 2012


La confianza originaria

En la primera fase, el niño acepta sencillamente lo que experimenta en su madre. Si un niño desarrolla muy poca confianza originaria, entonces se hace excesivamente crítico de sí mismo. Duda de sí mismo, de sus propias capacidadese, y de ser aceptado por los hombres.
Un niño desarrolla un fuerte sentimiento del propio valor, cuando es tomado en serio en su singularidad única por sus padres, cuando se respetan sus sentimientos, cuadoo le permiten ser ante ellos tal como es él. Cuando no sucede esto entonces el niño reacciona con desconfianza, entonces se siente herido en su interior y se cierra necesariamente.
El sentimiento del propio valor no es innato. Se prende en el seno de la familia. De los mensajes que un niño recibe de sus padres dependerá el que él se sienta aceptado y valioso. EL NIÑO PERCIBE LA EXPRESIÓN DEL ROSTRO DE SUS PADRES Y SABE POR ELLA SI ÉSTOS LE APRECIAN O NO, SI ESTÁN CONVENCIDOS O NO DE SU VALOR. Para que pueda formarse un buen sentimiento del propio valor, hace falta una atmósfera de apertura. Se habla abiertamente unos con otros y se acepta que alguien cometa una falta. La razón del deficiente sentimiento del propio valor es a menudo una comunicación oscura, en la que no se ve con claridad cual es la postura de cada uno.
Las personas que padecen de deficiente sentimiento del valor propio, se sienten a menudo paralizadas. Se sienten bloqueadas en presencia de determinadas personas. No son capaces de nada por sí mismas, no se atreven a expresar su propia opinión, atribuyen a otras personas tanto poder que en presencia de ellas se sienten llenas de inhibiciones. Tienen miedo de que lo que vayan a decir no esté bien, de que los demas se rian de ellos, esto les paraliza.
El paralítico no está consigo mismo. Mira constantemente a los demás para ver que piensan, que impresiones causa. Con harta frecuencia cree que los demás tienen mala opinión de él, que se rien o hablan mal de su propia persona, que murmuran de uno. Quien no está dentro de sí mismo, lo refiere todo a sí mismo.
A veces es común que personas que no tienen confianza en sí mismas, experimenten cualquier palabra de sus parejas como un rechazo, entonces se sienten paralizadas, tienen la impresion de que su pareja no las toma en serio, pero en realidad son ellas las que no se toman a sí mismas en serio, los demás las aprecian pero ellas al no apreciarse, tienen la impresion de que los demás tampoco lo hacen.
Pero nunca es demasiado tarde para aprender y reforzar el sentimiento del propio valor. Lo decisivo es que uno diga un “SÍ” de aceptación a sí mismo.
Solo tiene realmente un sentimiento del propio valor aquel que es capaz de reconciliarse con sus propias debilidades y lados en sombra. Aquel que es capaz de confesar ante otros sus propias faltas. AQUEL QUE ESTÁ A FAVOR DE SI MISMO CUANDO OTROS LE CENSURAN, ése tiene realmente un buen sentimiento del propio valor. Es capaz de aceptarse a sí mismo tal como es, incluso en sus aspectos menos agradables.
La persona que ha aceptado sus sombras, será capaz de reaccionar serenamente cuando le censuren desde el exterior o se vea bajo el fuego de las criticas. Esa persona se conoce a sí misma, se ha reconciliado consigo misma, con sus propias alturas y profundidades.
Con harta frecuencia nos aferramos al “yo”, he de desasirme de ese “yo”, tengo que bajar a  mis propias profundidades y descubrir el verdadero núcleo de mi persona. Tan solo aquel que haya llegado hasta ese núcleo interior, hasta su verdadero “sí mismo”, tendrá un genuino sentimiento del propio valor.
El que se halle en contacto con su “sí mismo”, será independiente de los demás. Ha encontrado el camino hacia sí mismo, hacia su propia dignidad. Y será capaz de permanecer en sí mismo, de mantenerse en sí mismo.
No tiene ningun sentido andar revolviendo constantemente nuestro pasado, par encontrar en él las razones de nuestra falta de confianza en nosotros mismos. Todos tendrán que hacerse cargo alguna vez de su propia vida. Nuestro pasado es el material que tenemos a nuestra disposición. Tu historia es tu capital. Si te reconcilias con el camino de tu vida, tentonces podrás obtener beneficios de él.
No se trata de llegar a ser perfecto y sin faltas, sino de integrarse, de ser totalmente, una sola cosa consigo mismo, con todas las cosas opuestas que hay en mí.
Nos identificamos a menudo con las opiniones de nuestros padres, nos definimos por el éxito o el rendimiento, por el reconocimiento o la confirmación que recibimos, por el interés que sentimos hacia nosotros y por las relaciones entabladas. Nuestro problema consiste en que siempre buscamos nuestro “sí mismo” en el exterior, en la confirmación que recibimos del exterior, en nuestros éxitos, en nuestra seguridad exterior. Nuestra patria está en el interior, mientras no redescubramos esta antiquisima verdad estaremos condenados a andar errantes y a buscar el consuelo donde no lo hay, en el mundo exterior.
El que quiere controlarlo todo pierde de algun modo el control sobre su propia vida. Y así, una vida vivida en la angustia se convierne finalmente en un llorar y rechinar de dientes.
La perla se forma en la herida de la ostra. En medio de nuestras heridas podemos hallar nuestro “sí mismo”.
El que se compara constantemente con otros, no sabe sentirse a sí mismo, sentir su propio valor, sentir lo que es la vida. Mientras me estoy comparando con otros no estoy conmigo mismo, no me siento a mi mismo.
No estamos condenados a vivir con la escasa confianza en nosotros mismos que adquirimos durante la infancia. El sentimiento del propio valor PUEDE APRENDERSE.

Resumen de varios capitulos del libro: Como estar en armonía consigo mismo.
AUTOR: Anselm Grün.